AEROTERMIA


La aerotermia es la tecnología que permite aprovechar la energía térmica que acumula el aire exterior. Incluso en invierno, el aire contiene energía calorífica que es aprovechable por las bombas de calor para calentar agua, gastando una mínima cantidad de energía y reduciendo las emisiones de CO2.

Con la aerotermia captamos esta energía que no nos cuesta dinero y la utilizamos para calentar la vivienda, producir agua caliente sanitaria, etc… Puesto que necesita una parte de aportación de energía, se calcula que el 75% del calor generado se produce de forma gratuita.

La aerotermia utiliza un sistema de transporte compuesto por dos elementos:

– unidad exterior: capta el calor.

Es importante que sea silenciosa para evitar ruidos molestos y que su rendimiento sea bueno. Se recomienda utilizar tecnología inverter, lo que implica un ahorro energético muy importante.

– unidad interior: lo transfiere a un circuito de agua.

Fundamenta que sea fácil de programar y manejar por el usuario.Está destinada a calentar el agua para calefacción (habitualmente con un máximo de 55º C) y a producir el agua caliente sanitaria (A.C.S.)

El intercambio de calor del aire al agua del interior de la vivienda lo realiza un fluido refrigerante que circula entre las dos unidades y que está impulsado por un compresor. La energía a aportar es la que consumen este compresor y el ventilador exterior. Según la temperatura del exterior de la vivienda, esta energía puede suponer entre un 25 % y un 40 % de la necesaria para caldear la vivienda, lo que quiere decir que, entre un 60 % y un 75 % de la energía utilizada para calentar nos resulta gratuita, ya que la obtenemos del aire exterior.

Este ingenioso proceso se consigue a través de cambios de estado y ciclos de compresión y expansión a los que es sometido el citado gas refrigerante.

Ventajas de la aerotermia:

  • La más importante: ahorro energético.
  • Bajo coste de la inversión y rápida amortización de la misma.
  • Mantenimiento mínimo, solamente debemos mantener limpia la unidad exterior.
  • Sustituye cualquier sistema de calefacción y es válida para suelo radiante y radiadores.
  • Tecnología cómoda y fácil de usar.
  • Producción de frío y calor en un solo sistema.
  • Posibilidad de generar agua caliente sanitaria de forma independiente.
  • La instalación realizada se puede aprovechar en el caso de querer cambiarla.